Quizás un FUTURO RENOVABLE

La transición hacia energía renovable se continúa proponiendo en la legislatura de Puerto Rico, específicamente bajo el proyecto de ley de la Cámara de Representantes Número 1413 auspiciado por la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales.

El mismo estipula que individuos o negocios que hayan adquirido o adquieran equipos de energía renovable sean exentos de pagos al servicio eléctrico durante dos años. Esto, siempre y cuando la persona o entidad esté adscrita al Programa de Medición Neta, también conocido en la industria como el programa de “Net Metering”.

Según el representante Joel I. Franqui Atiles del Distrito 15, quien trabaja predominantemente para los municipios de Hatillo, Camuy y Quebradillas, la medida está diseñada para sufragar los costos de inversión en el equipo, utilizando los ahorros para alcanzar la autosuficiencia energética.

Los equipos renovables sirven como prevención ante las situaciones que continúan ocurriendo con el sistema centralizado de la Autoridad de Energía Eléctrica (PREPA, por sus siglas en inglés) y sus recurrentes apagones. Al igual que para mitigar el riesgo de otro evento atmosférico que se avecine y que posiblemente vuelva a afectar la red central como tal.

De la pieza legislativa ser aprobada, todo el que haya comprado recientemente o que compre un equipo de energía renovable, deberá presentar evidencia de la inversión en el servicio de energía alterna de PREPA. Es importante que el usuario se suscriba a un Acuerdo de Interconexión o de Medición Neta según dispone la Ley 114 del año 2007, permitiendo la dispensa por un periodo de dos años una vez aprobado el hogar, comercio o industria.

La Ley Número 114 del 16 de agosto del 2007 originalmente fue diseñada para ordena y autorizar a la AEE a establecer un programa de medición neta o de “net metering”. La misma creó un programa de créditos en la factura para aquellos que hayan interconectado su equipo a la red, ya sea solar, molinos de viento o cualquier fuente de energía renovable con capacidad de generar voltajes eléctricos.

Algunos de los requisitos más importantes de la ley original lo son:

  1. Capacidades generatrices de veinticinco kilovatios-hora (25 kWh) y de un megavatio-hora (1 Mwh) para clientes residenciales y comerciales respectivamente.
  • El instalador debe estar certificado por la “North American Board of Certified Energy Practitioners”.
  • El instalador debe estar registrado con la Administración de Asuntos de Energía, y de tratarse de un molino con capacidad mayor de veinticinco watts (25 W), la instalación debe realizarse bajo la supervisión de un ingeniero registrado con la agencia.
  • Contar con una garantía de cinco (5) años o más por parte del fabricante o su distribuidor.
  • El contador de medición neta a instalar debe contar con un mecanismo de desconexión automática.

Por otro lado, el crédito permisible a los proyectos de energía renovable es de hasta 300 kWh para clientes residenciales y de hasta 10 Mwh para los clientes comerciales. Luego de cobrados los cargos por servicios, con la factura que cierra en junio de cada año, los créditos por kilovatio-horas (kWh) se compensarán de manera variable:

Es importante el revisar la Ley 114-2007 en su totalidad para mantenerse en cumplimiento, ya que existen otros requisitos no discutidos anteriormente que podrían limitar el acceso a los créditos. Por otro lado, la propuesta Número 1413 de Franqui Atiles es una medida sumamente útil debido a que la instalación de equipo de energía renovable podría ser costoso al corto plazo. En la mayoría de los casos, tanto los individuos como los negocios adquieren un préstamo personal o comercial vinculado a un “Power Purchase Agreement” (PPA) que determina cuál es el ahorro energético real, cantidad que idealmente debe ser redirigida a pagar los equipos ya instalados como tal.

Al eximir a los clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) de los pagos a la factura mensual por el periodo de dos años, se reduciría el golpe inmediato de la inversión en el equipo de energía renovable, simultáneamente mejorando la capacidad de repago. De esta manera, la banca y otros proveedores de financiamiento se sentirían seguros con una cartera de préstamos aún más amplia y viable que nunca, haciendo nuestras industrias renovables unas más competitivas en el plano regional e internacional.

Siempre y cuando la banca apoye las transacciones, las cuales en todo momento cuentan con un retorno a la inversión predeterminado, la energía renovable estará al alcance de cada vez más puertorriqueños y puertorriqueñas. Sin embargo, es también importante que los proyectos de ley como el anteriormente propuesto, capaces de redirigir a la isla por un camino energético mejor, sean aprobados. Así que tome acción, dejemos de quedarnos en que “quizás tendremos un futuro renovable”, escríbale y comuníquese con su representante hoy.

¡Sigue siendo importantísimo apoyar lo que es bueno para Puerto Rico!