SOLAR NOW: La marca para los que exigen más

La compañía que le ofrece a todos sus productos, 10 años de garantía. 

En Solar Now todo funciona como un reloj y nada queda al azar. Desde su celular, el director ejecutivo de la empresa, William Carrión, maneja el funcionamiento de cada instalación 24 horas al día los siete días de la semana y, de ser necesario, personal de la empresa acude ante cualquier emergencia, así sean las 2:00 de la madrugada, como ocurrió en una ocasión. Esos son los estándares de la compañía, siempre cumpliendo con los requisitos de los más exigentes, esos clientes, que según Carrión, podrían fluctuar desde residentes de “penthouses” hasta bancos y otras instituciones de renombre.”

La empresa arrancó hace 18 meses y ya cuenta con cerca de 50 empleados, cien instalaciones anuales y próximamente abrirá otra oficina en Bayamón (la otra está en Guaynabo, junto con un almacén de más de dos mil pies cuadrados).

“Me interesó el tema. Yo trabajaba para una farmacéutica, la más grande Puerto Rico, y tenía a cargo proyectos de reducción de costos. Así, entre la inestabilidad y los altos costos, las compañías se movieron a eso (la energía renovable). Ahí entro en el tema”, cuenta el director ejecutivo.

Sobre los ofrecimientos de Solar Now, Carrión señala que “somos residencial y comercial. Nos enfocamos en baterías de litio, no en sistema de resuelve. Desde el punto de vista residencial, trabajamos las baterías Sonnen y LG, además de marcas como Blue Ion, Pika, Trina y SimpliPhi”. El ejecutivo asegura que son la compañía con más variedad de baterías inteligentes de litio en el mercado y trabajan los ecosistemas enteros”, por lo que también comercializan placas Peimar, Q-Cells, Solar World y Rina Solar.

Aclara, además, que “nuestra especialidad es crear micro-redes, a nivel residencial o comercial. A nivel residencial, buscamos integrar, como Plan A, la placa solar; como Plan B, la batería inteligente; como Plan C, la AEE; y como Plan D, un generador. Esa es nuestra fortaleza, nosotros integramos una casa para que tenga todas estas opciones”.

Gracias a estos planes, la empresa tiene como objetivo reducir el costo de la AEE “a cero, que es lo primordial y sacar la casa completamente de la Autoridad”, afirma el director ejecutivo, quien expone que se pretende que la casa se nutra “de 4 diferentes fuentes de energía, para que así se tenga redundancia y en ningún momento la persona se quede sin energía”.

Destaca de la empresa que “en los proyectos siempre hay un ingeniero involucrado, sobresalimos por el rango de inventario, ya que tenemos todas las baterías inteligentes que existen en el mercado, y ofreciendo un monitoreo continuo. Nuestro enfoque es el servicio, la funcionalidad, que el cliente esté siempre nutrido de energía, así como la parte estética y de diseño”.

Carrión expone que “somos una compañía diferente, para una clientela más exigente” (por ejemplo, ya han hecho trabajos para cuatro “penthouses”), aunque puntualiza que en términos de costos la empresa es “bastante competitiva y ofrezco los costos más bajos en el mercado. Y con todo y eso, ninguna instalación en Puerto Rico se ve como las mías”.

Según el director ejecutivo, “el panorama solar, a nivel de Puerto Rico, cambia después del huracán María. En la Isla no se vendía la batería inteligente. Carrión recuerda que antes eran paneles atados a la red, “si se iba la luz, los paneles no funcionaban” pero “debido a los huracanes, la reestructuración de la AEE y la volatilidad de los costos de los combustibles fósiles, las cosas han cambiado.”

“Nuestra empresa va a seguir creciendo, ya que el costo del Sol siempre es cero”.

Respecto de la crisis energética en Puerto Rico, opina que “comienza mucho antes del paso del huracán María. Por dos razones: número uno, por los costos energéticos, que son extremadamente altos en la Isla y, dos, muchas empresas, por la capacidad que tienen y el tamaño, es casi imposible que la AEE les supla toda la energía que necesitan”.

Para el fundador de la empresa, “seguir dependiendo de combustibles fósiles, no es la mejor idea, porque son costosos. El gobierno tiene que mover su dependencia de la Autoridad, ya que, no puede verse como una empresa, tiene que dar servicio a la ciudadanía. Si el capital se encuentra comprometido, mientras más del mismo se pueda liberar de esa dependencia, más se puede redirigir para otras cosas, como por ejemplo para el desarrollo de mejores escuelas sustentables.

Tenemos que movernos a sistemas de energía renovable, ya que con el Sol no hay intermediarios”.